los mejores discos de ACDC

Los mejores álbumes de AC/DC

Los mejores discos de AC/DC

Highway to Hell (1979)

Highway To Hell (Lp) [Vinilo]
61 Opiniones
Highway To Hell (Lp) [Vinilo]
  • Se envía en un embalaje certificado

Verano de 1979.
Una ocasión, un regalo, por lo tanto graba (siempre, en ese momento, siempre!)

No veo a mi progenitor muy a menudo, así que es un momento un poco feliz.
Así que tengo derecho a elegir dos o tres. El sueño.
Durante meses he estado resistiendo los gustos de mi hermano mayor con respecto a este grupo australiano. (Especialmente porque la voz de su cantante, ¿eh…?)

Y luego, bueno, el último que acaban de lanzar, sigue siendo realmente…. genial.
«Touch to much», ¡quell intro! «Highway to hell», quell riff. «Derribado en llamas», ¡qué estribillo!

Así que súbete! Está decidido, voy a dar el siguiente paso, estoy eligiendo esta «autopista al infierno» y en saliva por adelantado.

Así que mi padre va a la caja registradora con mi futuro botín.
Cuando la señora de la caja registradora (por cierto, encantadora) le dice el total, mi padre le pide que quite los centavos (estilo, «con todo lo que estoy a punto de dejarte, puedes hacer ese pequeño esfuerzo»). La cosa es que, al principio de las cajas registradoras electrónicas, la empleada explica que no puede. Parece que lo siente mucho.
Ya creo que durante el intercambio perdí unos diez centímetros, me apreté todo lo que pude en los hombros y traté de mezclarme detrás de la exhibición de la insignia.
Mi padre se deja llevar, plaga, gritos, y frente al rechazo cortés pero firme de la señora detrás del mostrador, deja los discos de vinilo en plano y me saca de la tienda.

Moral, la vergüenza de mi vida (bueno, yo tenía 11 años) y no tenía que ponerme ningún trapo en los oídos.
El total suelto.
Autopista al infierno.

Back in Black (1980)

Rebajas
Back In Black
79 Opiniones

Durante sólo 6-7 años AC/DC ha estado rociando el mundo con sus aromas de un cóctel compuesto de una base de azules y luego sudor, sangre, cuero, grasa, neumáticos quemados, cerveza caliente y whisky escocés hábilmente marinado bajo el sol australiano, el primo del infierno. Pero de este «Back In Black» emana el perfume de la muerte, el de Bon Scott, asesinado 8 meses antes por su propio vómito!

En lugar de abatirse y autodestruirse, el grupo se cubrió de negro, reclutó a Brian Johnson como el nuevo aullador y electrocutó al Rock con impunidad perforando sus órganos con 10 relámpagos. Los hermanos Young rocían algunos de los riffs más míticos de la creación («Hells Bells» y «Back In Black») con sus SGs y respaldan LA definición definitiva de lo que es una guitarra eléctrica.

Este séptimo pastel es una aleación de rabia y furia, una deliciosa profanación de su dolor, la violación de la muerte en la tumba de su hermano repatriado demasiado pronto al infierno por esta perra. Binouze en mano, durante este acto de 42 minutos, AC/DC eructa sobre el polvo («Let Me Put My Love Into You», «You Shook Me All Night Long», «Givin’ The Dog A Bone»…)), honra a Bon Scott («Have A Drink On Me», las campanas que suenan en la apertura de «Hells Bells Bells») y rebuzna en su memoria un discurso que proclama el futuro e intimida a Lenny Kravitz y Marilyn Manson con 15 años de antelación para que cierren sus bocas:

… «¿Eres sordo y quieres oír algo más?
Sólo estamos hablando del futuro.
Olvídate del pasado
Siempre estará con nosotros
Nunca va a morir
Nunca va a morir
Rock n’ Roll n’ Roll no es contaminación acústica
Rock n’ Roll n’ Roll no va a morir
Rock n’ Roll n’ Roll no es contaminación acústica
Rock n’ Roll sobrevivirá»…

2º álbum más vendido para la eternidad detrás de «Thriller», los 50 millones de «Back In Black» han influido en muchas bandas con más o menos discreción: The Cult, Guns n’ Roses, Trust, Cinderella, Darkness, Jackyl, Metallica (sólo para la portada del «Black Album»)….
Secados como pasas por el mejor de sus golpes, necesitarán 10 años para recuperarse de la euforia y la resaca causada por «Back In Black» antes de revivir parcialmente su fuego sagrado en «Razor’s Edge».

Let There Be Rock (1977)

Let there be rock (1977) [Vinyl LP]
1 Opiniones
Let there be rock (1977) [Vinyl LP]
  • Rock
  • +Vinyl+Record+Rock+Blues+Music+LP
  • Rock

En 1977, fue el Punk el que ganó todos los votos en el pequeño mundo del Rock’n’ Roll.
Niños de todo el mundo estaban empezando a desentrañar los ídolos que tanto habían amado y estaban quemando los discos de vinilo de papá. La época no deseaba estar repleta de virtuosos con dedos de oro o con una intelectualización «progresiva» demasiado reflexiva. Estas son las raíces de una roca enterrada bajo toneladas de maquillaje, efectos inútiles y fatiga «shobiznesca», que los punks están decididos a desenterrar con una gran pala oxidada.
Sólo la energía! ¡La chispa! Es la pureza lo que los jóvenes han venido a buscar, la inmediatez.
La turbulenta juventud de finales de los años sesenta dio paso a unos cuarenta excesivamente experimentados. La urgencia ha dado paso a la reflexión. La confusión adolescente en el tranquilo tren del senador.
Los Rolling Stones, Led Zeppellin, Black Sabbath y otros, ahora están liderando el camino y están más ocupados eligiendo el color de su limusina que explotando amplificadores y lanzando el puré eléctrico.
En 1977, la juventud ya no respeta a los ancianos. En 1977, la juventud no tenía nada más que perder y cabreó a todo el mundo. No nos importan los imperdibles llenos de cara y pegamento líquido lleno de fosas nasales; en 1977 es este viejo Johnny Rotten el que anda por ahí con una camiseta de «I Hate Pink Floyd» haciendo un dedo – salvando? – a los ancestros del Rock’n’ Roll.
Este es el gran reto del Rock’n’roll a finales de los años 70. Todo se tira a la basura, los virtuosos son prohibidos y el amateurismo se erige en la cúspide. Cortamos las raíces del Blues, limpiamos el pasado y escupimos la energía de la juventud para encontrar el codiciado ADN del Rock. De hecho, es la mejor manera de tocar la «médula sustancial» del género tan de cerca como sea posible, pero las raíces del Blues no se pueden cortar tan fácilmente. La gran ola Punk que romperá violentamente el pequeño mundo de la música y llevará todo a su paso, dejará, sin embargo, algunos escollos en el agua que inevitablemente desgarrarán el casco del gran barco de Rock.

Y entre estos arrecifes afilados, estos arrecifes en la superficie del agua, los australianos -de origen escocés- de AC/DC.

Así pues, fue a finales del año de gracia de 1973 cuando el nuevo grupo de los Hermanos jóvenes dio su primer concierto en un club de mala muerte en Sydney. Los inicios están a tientas debido a una sección rítmica tambaleante, que cambiará mucho durante este primer año.
Dave Evans, el cantante de la época, tampoco podía estar de acuerdo con los Brothers Young eléctricos que encontraron a Evans demasiado Glam para su gusto y lejos de las estridencias Bluesy del Gibson SG de Angus.
Es un conocido de George Young, (El hermano mayor que luego sostuvo el bajo, luego pasará a la producción) un tal Ronald Belford Scott dice Bon que vendrá y probará su suerte detrás del micrófono de la banda.
Y esta es la revelación! ¡La evidencia!
La voz de Bon Scott está bendecida con bourbon de los dioses del Rock’n’ Roll y se pega a los riffs de Angus y Malcolm Young tan perfectamente como tu sudorosa mano en el trasero saltarín de Alexis Texas. Es la alquimia perfecta entre un guitarrista y su cantante, la amalgama mágica que encontrará a mediados de los setenta un Rock’n’ roll atemporal, un Hard Rock puro como un diamante.
De 1975 a 1976, los australianos lanzaron dos sólidos y prometedores primeros álbumes (High Voltage y Dirty Deeds Done Dirt Dirt Cheap), mientras continuaban rastreando los sucios radares de la profunda Oceanía.
Es con la experiencia de viejos topos que están acostumbrados a jugar entre dos peleas nocturnas en unos pocos pubs sórdidos en los lejanos confines de Australia o Nueva Zelanda, que nuestros cinco amigos llegan un día de enero de 1977 a los Albert Studios de Sydney.

Es por una retroalimentación, una estridencia «marshalliana», que el álbum se abre con la introducción dantesca de Go Down. Esta retroalimentación como una señalización de «Danger» colocada al principio del álbum para desanimar a los oídos sensibles, como la advertencia sonora de un Rock liberado de sus cadenas y dejado en libertad, un Rock indomable listo para morder tu trasero y enterrarlo en el fondo del jardín.
Porque si los dos primeros álbumes de la banda prefiguraban lo mejor dibujando lo que se convertiría en la estructura -¿básica? – de la banda, con un Blues-Rock con pelotas, una simplicidad refrescante: un scraper, un jack, un amplificador; en directo, sin ningún intermediario que venga a tocar la sacrosanta saturación del Marshall. Una sección rítmica cuadrada como la barbilla de Amélie Mauresmo, una voz aguda resquebrajada por todas partes como una puta ruina romana, cálida y amplia como un twerk y palabras de Alexis Texas con dudosos dobles significados que suavemente te hacen cosquillas bajo tu cinturón.

AC/DC estaba haciendo estos dos primeros álbumes – a menudo remodelados según los continentes y los puritanismos de cada uno (Crabsody in Blue será reemplazado por Problem Child en este álbum) – pero algunos ritmos más lentos y otras elecciones menos juiciosas perturbaron la coherencia de los álbumes. Por lo tanto, será Let There Be Rock el que terminará de completar la monstruosa transformación de «Assedèce» y pondrá a la banda en el diccionario de Rock en un buen lugar con la letra «A».

No hay notas falsas en este álbum – vamos, sólo una pequeña pérdida de mojo en Dog Eat Dog si quieres hacer un escándalo pero que se quedará sin consecuencias -, no hay pistas que llenen agujeros, no hay títulos tirados por encima del hombro que puedan romper la cohesión del skeud (como un Little Lover en High Voltage o un Ain’t No Fun (Waiting’Round to Be a Millionaire) en Dirty Deeds… por ejemplo)… Es un quirófano. Un pedazo entero de Hard-Rock Mountain que caería sobre tus zapatos.
Desde los primeros acordes de Go Down, el sonido – ¡Y qué sonido! – te agarra completamente y te da el primer donut de una larga serie. El riff es de un clasicismo implacable, y mientras Bon viene a gritar su himno pegajoso al sexo oral que haría sonrojar a una estrella del porno, incitando a su novia a arrodillarse y charlar en directo con Carlos el Calvo, es Angus quien deja caer el primer solo del álbum, un solo lleno de estridencia y «silbidos» armónicos dominados a la perfección por el más joven de los hermanos Young.
Es entonces la palabra divina que el Padre Bon anuncia con su voz oxidada a los Borbones. Que haya roca. ¡Deja la Roca en paz! ¡Y la maldita Roca lo era! El buen Scott grita su sermón sobre los orígenes de la creación – ¡Rock’n’ roll! – en una misa eléctrica donde el escolano Angus Young da a la asustada congregación una eucaristía ardiente y no francamente católica, un solo sobrecargado donde el fantasma de Chuck Berry tira de las orejas de los oyentes y se apodera del cuerpo (la famosa «Caminata del Pato» de Berry, que Young tomó en sus manos) y de los dedos del joven servidor de masas. Es un evangelio apócrifo que Bon viene a anunciar y logra entrar en el corpus bíblico del Rock’n’roll por la fuerza de la muñeca. La continuación de una evangelización musical, la difusión permanente de la buena palabra Rock, al mismo tiempo que se registra como uno de los principales actores de este evangelio en la construcción perpetua.
Con Bad Boy Boogie, Bon vuelve sobre su pequeño golpe en las profundidades de Fremantle al sonido de un Boogie infernal que servirá de salida exhibicionista para un Angus que aprovechará el alcance sexual de este riff obstinado para desnudarse y mostrar este cuerpo raquítico de un eterno adolescente durante las Grandes Misas eléctricas del grupo.
Problem Child (Ya presente en Dirty Deeds…) que sustituye a la muy atrevida Crabsody in Blue (que habla de una epidemia de cangrejos que habían anidado en la ropa interior de los miembros del grupo cuando vivían juntos en una habitación de Sydney) no difiere en este ruido de Rock que no se extiende ni un centímetro.
En esta caldera hirviente y asquerosa de Hard Rock por todos lados -cuyo sólido Hell Ain’t a Bad Place to Be encaja perfectamente- en esta incesante vibración eléctrica, en este priapismo de Rock’n’roll que parece no volver a bajar nunca más, los niños vienen a ralentizar el ritmo y nos ofrecen una sobredosis. Una especie de Blues pegajoso que se pega a las suelas y lleva a AC/DC a una atmósfera más sombría, más oscura, que les conviene perfectamente y que repetirán unas cuantas veces (Highway to Hell’s Night Prowler estará en ese espíritu).
Los australianos cerrarán este monumento Hard-Rock con la suntuosa Whole Lotta Rosie (cuya leyenda cuenta que el amplificador de Angus se incendió durante la grabación del solo de la canción y que arrastrado por su solo, no lo notará y seguirá tocando, George Young no queriendo cortar a su hermano menor en un trance «guitarrístico»). La perversa oda de Bon a una de sus muchas conquistas cuya sobrepeso e insaciabilidad sexual valió la pena el furioso Blues que subirá al escenario, y al igual que su musa redonda, las proporciones de Giannamichaelsian y una escala de Rock que llevará las actuaciones de la banda en vivo al tan deseado Olympus of Rock’n’ Roll.

En medio de esta ola Punk, estos niños rebeldes que querían cortar sus raíces, prender fuego a sus antepasados y reinventarse sobre las cenizas de un género moribundo; AC/DC soplará sobre las brasas del Rock’n’roll y revivirá este fuego que creíamos extinguido.
Es el despertar de la bestia que suena con la liberación de Let There Be Rock. AC/DC encuentra la fórmula mágica que habían encontrado en los dos primeros álbumes, y como buenos alquimistas, transforman el plomo en oro, el grupo de bar en una bestia de estadio y su Blues-Rock andando a tientas por ahí como una roca dura de acero.
Y la Roca lo era!

Powerage (1978)

Si «Flick of the Switch» es el no amado del periodo de Brian Johnson, «Powerage» es el del periodo de Bon Scott, lo que puede parecer extraño, dado que cierto Keith Richards dice que le gusta mucho este álbum. Ambas cosas se explican por su posición y estilo. Atrapado entre «Let There Be Rock» y «Highway to Hell», «Powerage» es menos elocuente, menos poderoso, pero igual de brillante.
Su estilo Hard-Boogie-Blues-Rock lo convierte en un álbum típico de AC/DC del periodo Bon Scott.
También es el primer álbum con el bajista Cliff Williams que marcará el álbum de líneas de bajo rodantes, en el que las guitarras hacen maravillas.
Las canciones son todas exitosas, con riffs para caer, luego hay algunas que destacan entre la multitud como «Gone Shooting», una canción con un tempo bastante tranquilo y sin embargo es pegadiza como cinco «Back in Black», obviamente hay la apertura del álbum, «Rock’n’ roll Damnation», con un coro encantador, en su linaje «What’s Next to the Moon», o «Kicked in Teeth». La parte superior del álbum es «Riff Raff», una canción sin una estructura ordenada, pero con un riff tan poderoso, apoyado por una sesión rítmica rodante y dinámica, y sobre el burdel, un sarcasmo cantado, típico de Bon Scott, y obviamente el solo es mágico, uno de los mejores de Angus Young!
Álbum incomprendido, que tenía el lugar equivocado, o que propuso un menú menos adaptado a la petición del cliente? El éxito del álbum se ha logrado a lo largo de los años, y ahora es reconocido unánimemente en su verdadero valor, el de un gran álbum.

Dirty Deeds Done Dirt Cheap (1976)

Dirty Deeds Done Dirt Cheap [Vinilo]
7 Opiniones
Dirty Deeds Done Dirt Cheap [Vinilo]
  • Se envía en un embalaje certificado

Apenas tenía 10 años cuando descubrí este disco, todavía recuerdo haber visto y preguntado sobre la portada mientras Bon Scott ya me gritaba en los oídos y estaba totalmente involucrado en ayudarme a descubrir este maravilloso mundo del rock y la música hard rock. Ya me impresionaron estos riffs devastadores que ahora conozco de memoria, escuchándolos y sin cansarme nunca, primero por este, luego por las otras obras maestras de la era Bon Scott, cinco álbumes de estudio (en las versiones americanas) que van desde High Voltage hasta Highway To Hell, a los que incluso podemos añadir 74′ Jailbreak.

Lanzado en 1976 en Australia y Europa, Dirty Deeds Done Dirt Cheap, el tercer álbum de la banda en su versión australiana, sólo será lanzado en 1981 en los Estados Unidos. Es en su concepción internacional que lo descubrí (dos títulos son diferentes de la versión australiana, salida Jailbreak y R.I.P. (Rock in Peace), reemplazado por Love at First Feel y Rocker) y es en esta versión que se redistribuye regularmente. Qué bofetada en la cara, este álbum representa todo lo que me gusta de esta banda que ha creado un sonido único al tocar blues y rock’n roll con el amplificador totalmente saturado, entregando un hard blues imparable y totalmente diferente al que Led Zep impuso en 1969. Creativos y capaces de renovarse, perderán un poco este aspecto con la llegada de Brian Johnson y la muy difícil década de 1980 a pesar de la muy buena Back in Black and Stiff Upper Lip (en 2000) donde está presente el lado blues. Pero los álbumes que hicieron con Bon Scott fueron fabulosos, imponiendo este último un tono cínico y poco convencional en su voz que aportó mucho al sonido de la banda.

Una de las constantes en los mejores álbumes de AC/DC son las bofetadas que te dan desde la primera pista, ya sea un largo camino a la cima (si quieres rock’n roll) en High Voltage, Highway to Hell en el disco del mismo nombre y por supuesto la canción del título aquí. El riff es tan impresionante como abrumador, el ritmo es implacable y pesado, Malcolm Young mantiene la llave correcta mientras que Angus ya está jugando el gran juego y Bon Scott maneja sus letras con cinismo y humor. La receta es sencilla pero muy eficaz y, sobre todo, a menudo copiada pero nunca igualada. Es para mí una de las mejores canciones de la banda, implacable y genial, y lo siguen haciendo en el resto del álbum. Excepto ésta y en menor medida Problem Child y Ride On, las canciones de este álbum son bastante desconocidas y casi nunca tocadas en vivo por la banda. Es una pena y sólo en el primer lado encontramos algunas canciones muy buenas como Love at First Feel y su riff tan tenaz como efectivo y en menor medida el ultra-speedé y el rockero muy básico y no importa lo que digamos lo que queramos, es realmente bueno, pero sobre todo nos encontramos con otros dos nuggets de la banda. El buen Scott está dejando ir completamente las pelotas grandes que canta, otra vez y a riesgo de repetirme, asombrosamente. Los coros («Ballsucker, ballsucker, ballsucker…») le responden magníficamente y el conjunto se beneficia de la gran guitarra de los hermanos Young. Problem Child completa brillantemente este primer lado, ya está presente en Let There Be Rock, pero es bueno. La receta de Ac/Dc funciona perfectamente, especialmente cuando se prepara con genio y este es el caso aquí.

Nunca entendí por qué este álbum no tenía una mejor reputación, quizás no tanto como Highway To Hell o Back in Black (que son demasiado grandes, especialmente la primera ciudad, aunque todavía prefiero ésta), pero sigue siendo un álbum insignia de la banda. En el segundo lado, a excepción del fabuloso Ride On, donde nos sirven un intenso, conmovedor y magnífico blues con un Good Scott en la parte superior, ningún título es realmente conocido o incluso apreciado. Sin embargo, está la majestuosa Ain’t No Fun (Waiting Round to be a Millionaire), la canción más larga de la banda, Bon Scott está en gran forma antes de que la banda empiece a hacer un gran jam. There’s Gonna Be Some Rockin’ es en cuanto a él un buen rock bueno y efectivo, ya que sabían cómo hacerlo tan bien y la banda termina el álbum en el notable Squealer, donde se establece un ambiente más bien bluesy y preocupante, Bon Scott está sobrio hasta la destrucción final. En resumen, un segundo lado tan notable, donde Phil Rudd a la batería y Mark Evans a la base imponen un ritmo infernal, mientras que Malcolm Young lanza riffs asesinos que permiten a Angus Young divertirse para hacer hablar a su virtuosismo antes de que Bon Scott venga a hablar de su malicia y cinismo, todo en perfecta alquimia y con crudo talento.

¿Qué más puedo decir? Un disco que he escuchado un millón de veces y del que nunca me he cansado, una obra maestra de un grupo que reunió a varios de ellos durante la era Bon Scott. Rítmica implacable.

High Voltage (1975)

Probablemente merezco que la silla eléctrica piense eso, pero AC/DC tenía mejores cosas que ofrecer que este primer álbum. Ten cuidado, lejos de negar la primera, pero cuando veo la segunda (internacional, por supuesto), sólo puedo dudar de la diferencia…. El segundo me parece una versión mejorada del primero….
Por lo tanto, aunque más antiguo,High Voltage no merece una mejor clasificación…. Sin embargo, ve y escúchalo, descubre los inicios de esta mítica banda. Realmente lo recomiendo, y luego comprar Dirty Deeds hecho tierra barata y jugar una y otra vez en su coche!

The Razors Edge (1990)

Razor'S Edge, The
12 Opiniones

Mucha gente describe el hard rock como una especie de tío que es un poco demasiado sabio en la familia del metal. Si por un lado podemos decir que este disco es de calidad y que no nos aburrimos, también notamos que es claramente más agresivo que todo lo que la banda australiana ha hecho en el pasado.
Si podemos pensar en el tema homónimo o incluso en el mítico Tunderstruck como uno de sus famosos temas más metálicos que en el mundo del hard rock, muchos de ellos son una forma más agresiva de hard como Fire yours Guns donde el hard rocker parece haber tomado una buena dosis de rabia, haciéndolo más violento que en los años 70 sin olvidar la herencia particularmente presente.
The Razors Edge es uno de mis álbumes favoritos de AC/DC, tanto por esta orientación musical que permite a la banda mantener su sonido mientras lo renuevan un poco como porque el álbum es generalmente bueno, sin tener canciones de mala calidad.

Black Ice (2008)

Black Ice (Steel Box)
  • Doble de CD
  • Publicado en 2008, EN EUROPA de Columbia (88697 41745 2)
  • Estilo de música: Heavy Metal/Hard Rock
  • Edición limitada

Decir que este disco ha sido esperado durante años por los fans de la banda es un eufemismo. Los rumores se han ido extendiendo, de los más razonables a los más locos, hablábamos de un doble álbum, las fechas de grabación y lanzamiento se han ido posponiendo constantemente. Esto significa que los chicos no tenían derecho a cometer errores, así que aquí está el resultado de estos años interminables: Black Ice.
Que los fans estén seguros, que se respeten las especificaciones, tenemos aquí AC/DC puros, tempos implacables, riffs Angus Young repetitivos pero efectivos, Brian Johnson y su voz de gato pelado, un poco más profunda que antes pero que es lo que quieres, cuando nos quedamos siete años sin un nuevo álbum volvemos un poco más viejos.
Algunos han dicho que es su mejor disco desde Back In Black, es un poco exagerado, todavía está For Those About To Rock que también está muy bien ubicado.
Los reproches que se le pueden hacer a este disco son menores pero existen. Por ejemplo, ser el baterista de AC/DC debe ser suficiente para que Phil Rudd, como siempre, no tenga su propia puntuación como Nicko McBrain con Iron Maiden. Está ahí para dar el ritmo y eso es todo, tiene algunas variaciones a veces, pero el hecho de que en concierto tenga tiempo para fumar cigarrillos con cigarrillos es muy significativo.
La falta de solos que le quedan a Angus Young es también un hueco en este disco, pero nos permiten hacer una pausa en los temas y demostrar que no es el guitarrista menor que muchos afirman.
También notaremos una falta de originalidad, extremadamente obvia en una vía como Runaway Train, totalmente modelada en la legendaria Highway To Hell, la escucha sigue siendo agradable, pero nos sentimos un poco engañados.
La desigualdad del álbum también es obvia, especialmente porque se pierde la alternancia entre pistas buenas y menos buenas, todas las pistas principales están en la primera parte del álbum, la segunda parte tiene sólo dos o tres pistas buenas.
Al final, no olvidemos nuestro placer de encontrar a los chicos en forma y poner este álbum en el sistema de sonido, pero finalmente, después de pensar en lo que el álbum podría traerles, olvidaron que son artistas antes de convertirse en sus hombres de negocios.

RebajasTop Ventas Nº. 1
Back In Black [Vinilo]
  • Se envía en un embalaje certificado
Top Ventas Nº. 2
Live At River Plate [Vinilo]
  • Se envía en un embalaje certificado
Top Ventas Nº. 3
Let There Be Rock
13 Opiniones
Top Ventas Nº. 4
Highway To Hell (Lp) [Vinilo]
61 Opiniones
Highway To Hell (Lp) [Vinilo]
  • Se envía en un embalaje certificado
Top Ventas Nº. 5
Powerage [Vinilo]
8 Opiniones
Top Ventas Nº. 6
Live At Donington [Reino Unido] [Blu-ray]
7 Opiniones
Live At Donington [Reino Unido] [Blu-ray]
  • Audience Rating: Pendiente de calificación por edades
Top Ventas Nº. 7
No Bull
1 Opiniones
No Bull
  • SONY BMG
  • Audience Rating: Para todos los públicos
Top Ventas Nº. 8
Live [Vinilo]
  • Se envía en un embalaje certificado
Top Ventas Nº. 9
Plug Me In [DVD]
  • shrink - envuelta
  • Audience Rating: X: Pornografía, apología de la violencia
Top Ventas Nº. 10
Iron Man 2
  • AC/DC
  • IRON MAN 2 (STANDARD)
  • INTERNATIONAL
  • MUSIC
Top Ventas Nº. 12
Live At River Plate [DVD]
15 Opiniones
Live At River Plate [DVD]
  • SONY BMG
  • Angus Young, Malcolm Young, Brian Johnson (Actors)
  • David Mallet (Director) - Rocky Oldham (Producer)
  • Audience Rating: Control parental recomendado
Top Ventas Nº. 13
Ballbreaker [Vinilo]
8 Opiniones
Top Ventas Nº. 14
Family Jewels [DVD]
2 Opiniones
Family Jewels [DVD]
  • Audience Rating: Para todos los públicos
Top Ventas Nº. 15
Rock Or Bust (T-Shirt,Schwarz,Gre M)
  • Logotipo grande de AC/DC en la parte delantera.
  • Material: 100% algodón.
  • Cuello redondo.
  • Lavable en la lavadora.
  • Artículo original de promoción comercial.
Top Ventas Nº. 16
No Bull [Reino Unido] [Blu-ray]
  • Audience Rating: Para todos los públicos
Top Ventas Nº. 17
Nevermind (Vinilo 180 Gr.) [Vinilo]
  • 1 - Smells like teen spirit
  • 2 - In bloom
  • 3 - Come as you are
  • 4 - Breed
  • 5 - Lithium
Top Ventas Nº. 18
Top Ventas Nº. 20
For Thouse About To Rock [Vinilo]
  • Se envía en un embalaje certificado

Última actualización el 2020-06-01 / Enlaces de afiliados / Imágenes de la API para Afiliados